El Tranvía de Medellín es una de las más recientes líneas de la red de transporte público del Metro de la ciudad. Se trata de un sistema tranviario, alimentado por energía eléctrica, que es guiado por un riel carril, situado en el centro, sobre el que se ubican unas ruedas neumáticas.

Este tranvía conecta el centro de Medellín con la zona centro oriente, donde se ubica uno de los barrios más tradicionales e históricos de Medellín: Buenos Aires. Adicionalmente, el Tranvía está conectado con las líneas M (Miraflores)  y H (La Sierra) del Metrocable, que llevan a zonas históricamente marginadas y que están reconectando con el ecosistema comercial y turístico de la ciudad gracias a estas obras. 

Este moderno sistema fue inaugurado en marzo de 2016 y se convirtió en la primera obra de su tipo en todo Latinoamérica. Algo que ya había sucedido años atrás con el lanzamiento del primer metrocable. Desde entonces se han realizado más de 80 millones de trayectos en él. Y si tú piensas ir a conocerlo, aquí te explicamos todo lo que tienes que saber para que tu viaje sea el mejor. 

Estaciones

El Tranvía de Medellín (o Tranvía de Ayacucho como se conoce popularmente) cuenta con nueve estaciones. A continuación te las enumeramos en orden lineal, desde su punto de inicio, ubicado en la Estación San Antonio del Metro, hacia su estación final. 

  • San Antonio: esta estación es el punto de inicio del Tranvía. Conecta con el epicentro comercial de Medellín, conocido popularmente como “El Hueco”. Esta es la  estación para hacer transferencia directa hacia las líneas A y B del Metro 
  • San José: la primera parada del Tranvía se ubica junto a la Avenida Oriental, la vía principal que enlaza el Centro de Medellín con el barrio El Poblado. Junto a ella hay una iglesia muy antigua y conservada llamada “Parroquia de San José”. Si al bajarte del Tranvía piensas seguir tu trayecto en taxi, este puede ser el mejor punto para hacerlo.
  • Pabellón del Agua EPM: esta estación es la más cercana al mercado de la colonia, un centro gastronómico del que te hablaremos más adelante. 
  • Bicentenario: estación más cercana al Museo Casa de la Memoria , una parada obligada si quieres conocer sobre la historia de violencia de Medellín y de Colombia. 
  • Buenos Aires: una de mis estaciones favoritas, ya que tiene muchas cosas a su alrededor. Primero, se encuentra Feroz, un rooftop ubicado en el “Tranvía Bulevar” deliciosos para comer y tomar buenos cocteles. También cerca de allí se encuentra “La Estación”, un restaurante construido sobre una antigua estación del Tranvía que existió en Medellín hace más de 100 años.  
  • Miraflores: esta estación te permite hacer transferencia a uno de los dos metrocables.  
  • Loyola
  • Alejandro Echavarría
  • Oriente: última estación del sistema, que conecta con el metrocable de la Sierra (Linea H). Allí podrás llegar a una finca cafetera y ver cómo un barrio expuesto a la violencia se ha transformado a través del café y el turismo de Medellín. 

Mapa

Aquí tienes un par de  mapas del Tranvía de Medellín para que conozcas el orden de las estaciones y los barrios a los que podrás acceder.

Aquí tienes un par de  mapas del Tranvía de Medellín para que conozcas el orden de las estaciones y los barrios a los que podrás acceder.

Horario

El Tranvía de Medellín tiene un horario muy amplio. Funciona de lunes a sábado de 4:30 a.m. hasta las 11:00 p.m y los domingos de 5:00 a.m. a 10:25 p.m. Especialmente en las horas de regreso es importante que no tomes el tranvía en la hora límite, ya que puedes perder tu conexión con el tren del metro y el centro de la ciudad no es la mejor zona para estar caminando las calles a altas horas de la noche.

Precio

El precio del recorrido tranvía es de $3.280 por trayecto. Pero es importante que entiendas algo: si llegas al Tranvía a través del Metro, la tarifa que pagaste por ingresar al Metro ya cubre un recorrido de Ida en el Tranvía. 

De igual forma si tu punto de entrada es la estación del tranvía, podrás acceder a la línea A del Metro de forma gratuita si lo haces en los siguientes 90 minutos.

Ten en cuenta que el Tranvía de Medellín no hace un recorrido circular. Por lo tanto, si lo único que deseas es subir al tranvía, conocer cómo funciona el sistema y luego volver a tu punto de origen, tendrás que pagar un nuevo pasaje de $3.280 en el momento en que decidas regresar. 

Qué hacer en el Tranvía

El tranvía es uno de los recorridos más divertidos del transporte público de Medellín, debido a que tiene mucho comercio y actividad a su alrededor. A continuación de dejamos nuestros planes favoritos.

Ir al museo casa de la memoria 

Este museo cuenta con exposiciones compuestas de relatos, fotografías, documentos, objetos artísticos,   audiovisuales, cartografías y textos que reúnen un gran número de perspectivas alrededor del fenómeno del conflicto armado en Colombia. En esta guía te explicamos todo lo que debes saber sobre el Museo Casa de la Memoria.

Comer en Feroz Restaurante  Bar

A una cuadra de la estación Buenos Aires hay un centro gastronómico llamado Tranvía Bulevar, con varios bares y restaurantes. Fuimos a comer a uno llamado Feroz, que queda en la parte superior del bulevar, y nos encantó. Su especialidad es la parrilla, nosotros probamos  las costillas, que es uno de los platos más apetecidos de la carta: muy abundantes y suavecitas. También probamos la hamburguesa artesanal y acompañamos nuestros platos con sodas muy refrescantes y una torta de zanahoria con helado.

La verdad es que la calidad de la comida no tiene nada que envidiarle a los mejores restaurantes de la ciudad.  Pero a parte del a buena sazón, tiene un ambiente entretenido y una vista privilegiada no solo al tranvía sino a la comuna centro oriente de la ciudad.  Aquí los puedes encontrar en Instagram.

Tomarte unos tragos en el Mercado de la Colonia 

Algo imperdible que debes hacer es tomar el trayecto de vuelta del tranvía y bajarte en la estación “Pabellón del agua EPM”. Allí se ubica un mercado gastronómico llamado Mercado La Colonia, donde hay varias opciones gastronómicas: comidas, postres y buenas bebidas. De hecho, si aprovechas para ir el viernes o sábado en la noche, podrás disfrutar de música en vivo.

Consejos y recomendaciones

  • Lleva efectivo: hay mucho comercio alrededor del tranvía y puede que te antojes de comprar algo que solo puedes pagar en efectivo. De igual forma, los pasajes del metro debes comprarlos con dinero en efectivo, así que prepárate.  
  • No camines por la línea del tranvía: aunque verás muchos habitantes del sector haciéndolo, evita caminar por los rieles, cruza las calles solo por los semáforos y mantente atento a la campana que anuncia la venida del tranvía.   
  • Cuida tus pertenencias: el centro y oriente de la ciudad es una zona muy emocionante pero a la vez con mucho caos. Evita andar con elementos lujosos a la vista y mantén tus objetos de valor bien guardados y a tu vista para evitar inconvenientes. 
  • No dejes que te coja la noche: si no eres de la zona y no te mueves con facilidad en Medellín, evita llegar a las horas límite de operación del tranvía, pues podría cerrarse y tendrías que buscar otro medio para llegar a tu lugar de destino.

Historia del Tranvía de Medellín

Algo que muchas personas no saben es que muchas décadas de que existiera el moderno tranvía que tenemos hoy en Medellín, existió otro tranvía que durante varios años fue uno de los sistemas de transporte más revolucionarios del país. 

Para conocer la historia del antiguo tranvía y de cómo llegamos a este moderno sistema, leímos un completo estudio realizado por Katheryn Gutiérrez, que puedes leer aquí

En 1921, se inauguró el tranvía eléctrico, convirtiéndose en el segundo sistema de transporte masivo en Colombia, después de Bogotá. Esta obra fue fundamental para la modernización de Medellín, ya que conectaba los nuevos los barrios populares y obreros con el nuevo centro de la ciudad.

Para la década de 1930 a 1940 este tranvía contaba con cuatro líneas principales que se dirigían hacia varios puntos estratégicos de la ciudad. Partía desde el Parque Berrio  y se extendía como una araña hacia barrios como Manrique, Roblero, Belén, El Salvador, Los Ángeles y El Poblado. 

Sin embargo, a medida que el tiempo avanzaba, el tranvía municipal de Medellín no pudo sobrevivir en el tiempo. La flota fue quedando obsoleta, la pavimentación de las calles de la ciudad y la concentración de población a zonas más inaccesibles para sistemas de este tipo hizo que Medellín le apostara a otro modelo de movilidad. 

Los buses y los carros fueron ganando terreno y finalmente, en 1951, se llegó al progresivo abandono de la red tranviaria.