El Metrocable es un sistema de cabinas aéreas que conecta el centro de Medellín con los barrios ubicados en las laderas. El Metro de Medellín cuenta con 6 líneas de Metrocable, 3 de ellas de gran afluencia turística. Viajar en ellos es toda una experiencia que te permite apreciar no solo la belleza de la ciudad, sino también sus impresionantes contrastes. 

Si estás visitando la ciudad por primera vez quizá te sorprenda algo: lo que en todo el mundo se utiliza como un sistema para visitar atracciones turísticas, en Medellín es utilizado para dar acceso a transporte a miles de familias que viven alejadas de las zonas centrales de la ciudad.

Algo que no solo es exclusivo de los metrocables, sino de otras infraestructuras como las escaleras eléctricas de la comuna 13

Y esto es justamente lo que hace del viaje en Metrocable algo tan mágico. Ya que puedes darte el gusto de ver distintas panorámicas de Medellín “desde el cielo” a la par que te acercas a la cotidianidad de sus habitantes. 

Me gusta comparar el Metrocable con un viaje en un ascensor multicultural. Ya que en una pequeña cabina, con vista a toda la ciudad, puedes fácilmente coincidir con turistas de otras partes del mundo, habitantes de Medellín que van a “turistear”, habitantes de los barrios populares que lo usan como su medio de transporte y campesinos que se dirigen a sus fincas ubicadas en zonas rurales de Medellín. ¡Una mezcla mágica! 

Tarifas

El precio de un viaje en Metrocable es de $3.280 pesos ($0,7 USD), excepto para la línea “L” que conecta con el Parque Arví. En este caso debes pagar 2 pasajes, el primero para acceder al metro, que cuesta $3.280 pesos y el segundo para tomar el cable a Arví, que cuesta $12.500 pesos. 

Para entender exactamente cuánto debes pagar es importante que entiendas que el Metro de Medellín es un sistema integrado. Donde con un solo pasaje puedes hacer transbordos entre trenes, cables aéreos, tranvía y buses. Por lo tanto, los $3.280 son realmente una tarifa de acceso al sistema.

Osea que si entras al sistema a través de una estación de trenes, no tendras que pagar más,  siempre y cuando te mantengas al interior de alguna estación. 

Eso sí, recuerda. La principal excepción es el metrocable del Parque Arví, que se cobra como una tarifa diferenciada por considerarse un trayecto de naturaleza turística. 

Historia

El primer metrocable llegó a Medellín 9 años después de que fue inaugurado el sistema de trenes Metro. Y surgió porque a pesar de que el Metro estaba facilitando la vida de las personas que habitaban sectores céntricos de la ciudad, los moradores de las laderas seguían teniendo muchas dificultades para acceder a transporte de calidad. 

El gran éxito de este proyecto hizo que se desplegaran en los años sucesivos nuevos puntos para conectar con otras zonas de la ciudad. El siguiente en la lista fue el Metrocable de San Javier, que desde 2008 conectó el occidente de Medellín con el sistema de trenes. A partir de allí se ha construido la red de 6 líneas y hay 5 más en proyecto. 

Estos proyectos han venido acompañados de la transformación urbanística de los sectores en los que se implementan. Normalmente se trata de barrios de origen humilde, donde viven las personas con menos recursos económicos, que son visibilizados y reconectados con el resto de la ciudad gracias al Metrocable.

Otro dato curioso es que Medellín fue la primera ciudad en Latinoamérica en utilizar esta infraestructura como transporte público e inspiró a otras ciudades como Caracas o La Paz. Y aún se mantiene como la segunda ciudad del continente con el sistema de cables aéreos más extenso y de mayor alcance (ver fuente). 

Metrocable Santo Domingo (Línea K)

La primera línea de Metrocable que tuvo Medellín fue la de Santo Domingo y se inauguró en el año 2004. Al principio, su principal atractivo era que conectaba con una imponente edificación en medio de la comuna, llamada Biblioteca España (hoy cerrada). 

Actualmente, es un trayecto necesario para los turistas que desean llegar al Parque Arví a través del Metrocable. 

Para tomar este trayecto debes bajarte en la estación Acevedo, que está ubicado al norte de la línea A del metro. Subir al segundo piso de la estación y montarte en alguna de las cabinas. No tienes que pagar un pasaje adicional. 

Metrocable Parque Arvi (Línea L)

El Metrocable del Parque Arví comienza donde termina la línea K (de Santo Domingo). Este es un recorrido de 25 minutos que conecta la parte urbana de Medellín con una de las reservas ecológicas más importantes de la ciudad. 

El recorrido es bastante tranquilo, ya que en su mayoría tu cabina estará atravesando los bosques, en terreno plano y sin mayores sobresaltos. 

Una advertencia que puede ser relevante, es que si sufres de miedo a las alturas o claustrofobia, este puede ser un recorrido difícil, ya que no hay ninguna parada durante los 25 minutos de trayecto. Por lo tanto, una vez entres a la cabina no podrás salir hasta llegar a la estación del Parque. 

Como mencioné más arriba, para acceder a este Metrocable tendrás que pagar un tiquete adicional de $12.500 pesos ($2.5 dólares). Este tiquete solo incluye un trayecto. Es decir, que  si sales de tu cabina y quieres regresar horas después, tendrás que pagarlo de nuevo. 

Metrocable San Javier (Comuna 13)

Con la popularidad que ha ganado la comuna 13 entre los turistas, el Metrocable de San Javier también ha ganado su propia fama. A pesar de que este trayecto no tiene ninguna parada de interés turístico, te permite ver cómo viven en la cotidianidad los habitantes de la comuna. 

Mientras que Grafitour de la comuna 13 está mucho más intervenido a nivel cultural (con música, obras de arte y comercio adaptado a la gran afluencia de visitantes) el recorrido en Metrocable te da una visión mucho más realista del día a día de los moradores del sector. 

Mi recomendación, si vas a visitar la comuna 13 en metro, es que antes de salir de la estación San Javier, hagas primero el circuito del recorrido en Metrocable y luego de eso vayas al sector de las escaleras eléctricas, al que puedes llegar en taxi o en bus. 

Recomendaciones generales

Si estás pensando en visitar alguno de los metrocables de Medellín te comparto una lista de recomendaciones generales para que tu experiencia sea la mejor. 

Sal de las estaciones solo si tienes claro qué vas a hacer

Si bien los alrededores del Metrocable son zonas vigiladas y seguras, en la mayoría de las estaciones no hay ningún atractivo turístico. El recorrido en la cabina puede ser una atracción en sí misma.

Si aún así deseas salir de una estación para conectar mejor con la cultura local, mi consejo es que no te alejes más de 4 o 5 calles de la estación. Normalmente las inmediaciones estarán rodeadas de comerciantes  y personas dispuestas a compartir un poco contigo y contarte su historia. 

Usa bloqueador solar

Si tu recorrido se da en un día soleado, es posible que los rayos golpeen de forma muy directa tu cara. Lleva contigo bloqueador solar para que puedas disfrutar del recorrido sin consecuencias sobre tu piel.

Mantente con tu grupo

Dado que las cabinas tienen capacidad limitada para 6 personas es posible que una cabina tenga cupo para ti pero no para tus acompañantes. Puedes ceder tu lugar a otra persona de la fila hasta que puedas entrar junto a los tuyos.

Lleva tu cámara o saca tu teléfono

Todas las estaciones del Metro y Metrocable son lugares muy seguros en los que puedes usar tus dispositivos sin problemas. Aprovecha para sacar buenas fotos panorámicas de la ciudad durante tu recorrido. 

¿Miedo a las alturas?

Finalmente, no está de más advertir que este puede ser un recorrido traumático para las personas que tienen miedo a las alturas. En partes de los recorridos puedes llegar a estar hasta a 30 metros sobre el suelo, e inclusive experimentar algunas “turbulencias” en la cabina.

Pero no te preocupes, al igual que en los aviones, son pequeños movimientos que pueden causar incomodidad pero que no afectarán para nada la seguridad de tu “vuelo”.