Si hace 20 años alguien me hubiera dicho que la Comuna 13 se convertiría en la atracción turística más visitada de Medellín le habría dicho que estaba loco. Pero hoy, ese barrio que antes parecía un sitio prohibido, no solo es el lugar más visitado por los viajeros que vienen a Medellín, sino también una de las experiencias más transformadoras que cualquier persona podría vivir en cualquier lugar del mundo. 

Si estás pensando en visitar la Comuna 13, te voy a explicar qué es lo que la hace tan famosa y todo lo que debes saber para que saques el máximo provecho a este recorrido obligatorio en la capital paisa. 

¡Ah! Y antes de que comencemos, déjame recomendarte este tour gratuito que es muy bien valorado entre los locales y turistas.

¿Qué es la Comuna 13?

La Comuna 13 es una de las 16 comunas (o divisiones territoriales) que existen en Medellín y está compuesta por 20 barrios populares, la mayoría de ellos ubicados en las montañas y con la típica apariencia de “favela” que es tan común en ciudades latinoamericanas.

Esta comuna también se conoce como “San Javier” y alberga a casi 200 mil habitantes. Históricamente la comuna no ha sido un sitio turístico ni tampoco un sitio concurrido para visitantes locales. 

De hecho es poco probable que quienes viven en Medellín hayan visitado este lugar antes de que aparecieran atractivos como el Metrocable, las escaleras eléctricas y el “Graffitour”. 

¿Por qué es tan famosa?

La razón principal que le ha dado tanto reconocimiento a la comuna 13 es que se ha convertido en un ejemplo mundial de transformación urbanística. Un lugar mágico donde puedes conectar con la vida e historia de personas humildes de Medellín que han encontrado en el arte y la cultura una forma de cambiar la cara de su barrio.

Pero esta transformación no sucedió porque sí, ni tampoco de la noche a la mañana. Una de las principales fuentes del cambio fue la construcción de un Metrocable en 2008: una línea pública de transporte a través de cabinas aéreas que fue creada para hacerle la vida más fácil a los habitantes de las montañas. 

Antes del Metrocable, las personas que vivían en la Comuna 13 y tenían que salir a hacer diligencias o trabajar en otras partes de la ciudad, tenían que someterse a largas caminatas o esperar durante horas la llegada de una pequeña buseta que los llevara hasta el metro de la ciudad. 

Cuando apareció el Metrocable de la Comuna 13 se generó un doble efecto. No solamente los habitantes del sector tuvieron una forma más fácil y ágil para conectar con el resto de la ciudad, sino que creó un efecto de “turismo intraurbano” por parte de otros medellinenses que querían curiosear lo que en ese entonces era un novedoso sistema de transporte para muchos.

Pero sin duda, lo que acabó de exponer a la comuna ante Medellín y el mundo fue la inauguración de un sistema de escaleras eléctricas, que reemplazó 350 escalones en el barrio 20 de julio. Esta obra, única en el mundo, incentivó un movimiento cultural de grafiteros, raperos y comerciantes locales que terminaron convirtieron el lugar en lo que hoy se conoce como el “Grafitur de la comuna 13”.

¿Cómo llegar?

Las dos formas principales para llegar a la comuna 13 son en Metro, Taxis o aplicaciones de movilidad. Mi opción favorita es el Metro, ya que te permitirá conocer los dos puntos clave de la comuna: el Metrocable y las escaleras eléctricas (Grafittitour). 

Cómo llegar en Metro

Para llegar en metro a la comuna debes tomar la línea B hasta la estación San Javier. Si estás ubicado en el sur de la ciudad (El Poblado, Envigado, Sabaneta o Itagui) debes primero tomar el metro en la línea A con dirección al norte y luego hacer transferencia a la línea B en la estación San Antonio. 

Si estás ubicado en la zona occidente de la ciudad, sectores como Laureles, Estadio, Floresta, puedes dirigirte a la estación Estadio y tomar el tren con dirección a “San Javier” que es la última estación de la línea. 

Una vez llegues a San Javier te aconsejo que no salgas de la estación. Por el contrario, puedes dirigirte al segundo piso y aprovechar para hacer un recorrido en el metro cable. No tienes que pagar un nuevo pasaje.

Hace unos meses hice exactamente esto con unos amigos brasileros, que se sorprendieron bastante de la facilidad del transporte en Medellín y de lo seguro que era hacer un recorrido en metrocable por las comunas populares. El metrocable es un “circuito” por lo cual no tendrás que bajarte de la cabina en ningún momento y podrás volver al punto original donde lo tomaste (la estación San Javier). 

Una vez estés de vuelta en San Javier, podrás salir de la estación del Metro para dirigirte a las Escaleras Eléctricas, que son el punto de inicio del Graffititour. Si tienes contratado un tour previamente, lo más probable es que la estación del Metro será tu punto de encuentro y tu guía te llevará hasta el punto de inicio.

¿Se puede llegar en taxi o carro?

Si quieres llegar por tu propia cuenta puedes hacerlo en taxi o tomando alguna de las rutas de buses verdes que se encuentran en la salida de la estación. Solamente debes preguntarle al bus si pasa por las escaleras eléctricas y pedirle gentilmente al conductor que te avise una vez llegues allí. 

Sin embargo no te aconsejo que vayas en tu propio vehículo, puesto que alrededor de los puntos turísticos de la Comuna 13 no hay ningún lugar para parquear.

Imagen tomada de Google Maps. Este es el punto donde se toman los buses verdes para llegar hasta las Escaleras Eléctricas

Grafiti Tour: el mejor plan en la comuna 13

El Graffitour es un recorrido entre el barrio 20 de julio y el barrio Las Independencias 1 de la comuna, donde puedes apreciar más de 300 graffitis dibujados por artistas locales, que relatan la historia de violencia, desplazamiento y renacimiento del barrio.

Te recomiendo que tomes el tour gratuito por la comuna 13 que puedes reservar en la plataforma Civitatis

Lo que más me gusta de este tour es que es una inmersión cultural donde no solamente ves obras bonitas pintadas en una pared, sino que puedes experimentar de cerca el día a día de las personas que hicieron posible transformar el barrio.

El Graffitour no se trata de ver paredes pintadas y tomarte fotos para tu Instagram, sino que se trata de ir a escuchar la historia de los habitantes de la comuna, apreciar la expresión cultural a través de música y bailes y degustar un poquito de la gastronomía local del barrio.

Hablando de comida, dos cosas que me encantan de ese lugar son las paletas de mango biche (que se elaboran con mango verde y un poquito de sal) y las mangochelas, unas preparaciones de cerveza, sal, limón, mango y de ahí en adelante lo que le quieras echar. 

Aunque hacer el graffiti tour es gratis y no necesitas pagar ninguna entrada ni para apreciar los graffitis, ni para ingresar a las escaleras eléctricas, te aconsejo que al menos la primera vez que vayas, pagues un recorrido guiado, que puede costar entre $40.000 y $60.000 pesos colombianos por persona (entre 10 y 12 dólares). 

Recorrido

Estos recorridos guiados pueden durar de 2 a 3 horas, y puedes contratarlos en diferentes puntos de la comuna. El primer punto es en la Estación San Javier del Metro, donde varios guías turísticos van a ofrecerte el servicio una vez salgas de la estación. El otro punto es en el inicio del recorrido, justo donde inician las escaleras eléctricas. Por seguridad, te aconsejo que tomes la segunda opción.

Recorrido guiado con Parche Experiences

Pero si lo que quieres es asegurarte un cupo con guías de confianza, te recomiendo que hagas una reserva por internet. Cuando hice el tour por primera vez, lo hicimos con Parche Experiences, que tiene un enfoque más político e histórico sobre lo que ha sucedido en el barrio. También está la opción de reservar con Casa Kolacho, que es un grupo cultural juvenil y que, de hecho, son los creadores originales del tour.

Horarios de la comuna 13

La comuna 13 es un lugar abierto y público, sin un horario específico. Pero lo mejor es que puedas visitarla idealmente sobre la mañana (entre 9:00 a.m. y 12 del mediodía). Algo que debes tener en cuenta es que es un lugar muy concurrido en los fines de seamna. Mi última recomendación para que puedas disfrutar bien de la caminata es que la hagas temprano, idealmente antes del mediodía.

Y si es posible, que evites los fines de semana, ya que el lugar es bastante concurrido, hasta el punto en que es difícil caminar cuando vas sábados o domingos por la tarde. ¡Ah y lleva paraguas, por si acaso! 

Historia de la comuna 13

La Comuna 13 comenzó a conformarse en la década de 1940 de forma planificada por parte del municipio de Medellín. Las primeras edificaciones se dieron en la parte baja de la comuna, en la zona que se conoce como San Javier. 

Sin embargo, por cuenta del conflicto armado colombiano y el apogeo de la industrialización de la ciudad, en la década de los 50 comenzaron a darse asentamientos informales (conocidos como invasiones) conformados por personas de distintas regiones del campo colombiano que huyeron desplazadas de la guerra. 

Muchas de las casas construidas en la zona fueron inicialmente de latas y madera y con el pasar de los años se fue dando un crecimiento desestructurado de los 20 barrios formados a partir de calles estrechas y casas de ladrillo.

Junto con el crecimiento poblacional, la Comuna 13 se convirtió en un epicentro para la operación de organizaciones guerrilleras que luchaban por el control territorial de la zona, la administración del negocio de extorsiones y el tráfico de drogas. A estos grupos se les llamaba “milicias”; células urbanas de guerrillas como las Farc y el ELN. 

Durante décadas la población de la comuna ha sido víctima de la lucha de estos grupos por el control territorial. Pero sin duda, el periodo más oscuro para sus pobladores fue en 2002 cuando se ejecutó allí la operación Orión.

Operación Orión

Esta ha sido la operación militar más grande en la historia de las ciudades colombianas. Y fue organizada por el Ejército Nacional y el gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez. 

Orión fue una operación sangrienta para la Comuna 13, ya que con el fin de erradicar los grupos guerrilleros del sector, el Ejército colombiano estableció alianzas con grupos paramilitares para ejecutar el operativo. Este dejó como resultado decenas de muertos civiles y cientos de desaparecidos. (ver fuente).

Una de las imágenes que dejó retratado el horror de este suceso fue la fotografía tomada por el periodista gráfico Jesús Abad Colorado. En ella se ve un hombre encapuchado y con botas de caucho (paramilitar) dando indicaciones a las fuerzas armadas colombianas. Una clara evidencia de la complicidad entre grupos ilegales y ejército oficial. 

Si vas a visitar la comuna 13, los habitantes del sector te podrán compartir su experiencia personal durante este operativo que marcó sus vidas. Escúchalos con empatía y aprecia el valor que tiene para una comunidad haber revivido de momentos sórdidos y convertirse en un símbolo de resiliencia desde la cultura y las raíces.

Escaleras electricas de la comuna 13

Una de las mejores experiencias de la comuna 13 es recorrer sus empinadas montañas através de las escaleras eléctricas, una obra que fue creada para facilitar la vida de los habitantes del sector y que hoy permite a los turistas hacer un ascenso por la montaña del barrio, mientras observan la cotidianidad de los habitantes, algunas expresiones artísticas y visitar tiendas y locales comerciales que le dan vida al sector.

Como mencioné arriba, esta obra fue inaugurada en 2011 y es una de las más transformadoras que ha tenido lugar en Medellín. No solamente por el impacto turístico que tiene hoy en día, sino también por la gran calidad de vida que le trajo a habitantes de la zona, para conectarlos de forma más fácil y rápida con el resto de la ciudad.

Vale la pena mencionar que el acceso a estas escaleras es gratuito y público.

Comuna 13 y Pablo Escobar

Antes de que te vayas déjame desmitificar algo. Pablo Escobar no tiene nada que ver con la conformación y crecimiento de la Comuna 13. Él no nació, no fue criado allí ni tampoco patrocinó la conformación del barrio. Tampoco es cierto que el epicentro de sus sicarios fuera dicho barrio.

Los grupos guerrilleros y paramilitares que han habitado la zona de hecho tuvieron confrontaciones históricas con el líder del cartel de Medellín. Cuando los grupos paramilitares ocuparon el dominio de este territorio, Pablo Escobar ya llevaba casi 10 años de haber muerto.

Durante tu visita vas a encontrar múltiples camisetas alucivas a esta figura del terrorismo y crimen de Colombia. Si bien este es un método que muchos locales utilizan para subsistir aprovechando el interés que despierta entre extranjeros la imagen del «capo», es un símbolo de terror, muerte y mucho dolor para la sociedad colombiana.