El centro de Medellín es un lugar pintoresco. En él se juntan un montón de fenómenos que lo hacen un lugar especial, sobre todo para aquellos que quieren vivir el lado más ajetreado y “real” de la ciudad. La historia, el arte, el comercio y la cultura forman parte de un rompecabezas que al principio es difícil de descifrar, pero al que le coges gusto una vez lo pruebas. 

Mi historia con el Centro de Medellín comenzó cuando era niño y visitaba los locales comerciales de mi familia ubicados en el famoso paseo Carabobo.  Del centro de esa época al de hoy hay mucha diferencia. 

Hace un par de décadas el centro era un lugar con mucho caos: indigencia, comercio informal, calles congestionadas y mucha inseguridad. Pero con el pasar de los años, al igual que muchas zonas de Medellín, el centro se ha transformado y ha integrado de una forma mucho más agradable su ritmo vertiginoso con los elementos históricos que lo hacen un lugar clave para entender la ciudad. 

¿Cuál es el centro de Medellín? 

Cuando hablamos del Centro de Medellín nos referimos al lugar que tiene la mayor concentración comercial y donde están las principales instituciones políticas de Medellín y Antioquia. Si bien geográficamente no es exactamente el centro de la ciudad, se le llama el «Centro» porque es el corazón de toda la actividad económica y política. Además fue desde las calles del centro que se empezó a crear la ciudad hace cientos de años.

En esta guía te voy a contar todo lo que puedes hacer en el Centro y te voy a dar los mejores consejos para que tu visita a este sector sea muy agradable y segura. 

¿Dónde se encuentra? 

El Centro de Medellín se encuentra en la Comuna 10, conocida como “La Candelaria”. Esta zona está delimitada por un “cuadrado imaginario” que conecta cuatro puntos clave: 1) La Catedral Metropolitana 2) El Parque San Antonio 3) La Alpujarra 4) La plaza Minorista. 

Este pequeño distrito que hoy en día es el epicentro comercial y político de Medellín fue el punto donde se empezó a “construir” la ciudad, teniendo como núcleo la extinta Plaza de mercado Cisneros, donde los medellinenses de finales de 1800 bajaban a vender y comprar productos básicos. 

¿Cómo llegar? 

La mejor forma de llegar al centro de Medellín es en Metro. Hay 4 estaciones que se encuentran directamente conectadas con puntos estratégicos del sector. 

La primera de ellas, es Parque Berrío. Esta estación te dará acceso directo a lugares históricos como la Plaza Botero, el Palacio de la Cultura, el Museo de Antioquia, la iglesia de la Veracruz o el Parque Berrío en sí mismo. 

Una parada después encontrarás la estación San Antonio, que conecta de forma directa con el paseo de Carabobo y el sector denominado “El hueco”, que es la zona comercial más grande de Medellín.

Luego encontrarás la estación Alpujarra, que conecta con la Plaza de la Alpujarra, que es el epicentro político de Medellín. Allí se encuentran instituciones como la Alcaldía y la Gobernación. 

Finalmente, está la estación Cisneros, que también está próxima a la Plaza La Alpujarra, pero que conecta con un sector de comercio un poco más informal.  

Por el centro también pasan las principales líneas de buses de la ciudad, pero si no eres de Medellín este es un medio que te desaconsejo ya que es muy difícil orientarse.

También puedes llegar en tu vehículo particular si así lo deseas. Pero aquí va una pequeña advertencia: para manejar por el centro hay que tener mucha paciencia, pues sus calles son pequeñas, restringidas y están muy congestionadas. Aunque encontrarás un parqueadero fácil para dejar tu vehículo, llegar hasta allí puede ser una odisea. 

¿Qué hacer en el Centro de Medellín?

En el centro de Medellín hay decenas de cosas para hacer. Desde visitar museos a cielo abierto como la Plaza Botero, hasta comprar todo tipo de productos a los mejores precios de la ciudad. Aquí van mis planes favoritos

Visitar la Plaza Botero

Fernando Botero es el artista plástico colombiano más reconocido a nivel mundial. Sus “Gordas y gordos” han sido admirados en capitales mundiales como Nueva York o París. La Plaza Botero es un museo a cielo abierto compuesto por 25 esculturas que el artista paisa donó al Museo de Antioquia y que son accesibles para todo el público totalmente gratis.

El escenario de este museo es bastante pintoresco, ya que junto a las obras de un escultor con tanto renombre, hay vendedores ambulantes, artistas callejeros y locales que aprovechan para tomarse una foto haciendo mofa de la desnudez de las obras. 

Visitar la Veracruz: la iglesia más antigua de Medellín

A unos metros de distancia de la Plaza Botero se encuentra la edificación más antigua de Medellín. Se trata de la Iglesia de la Veracruz, una pequeña capilla construida en 1803 y una de las pocas construcciones de la época que se mantienen aún de pie. 

Entre los locales este punto se ha hecho famoso no solamente por su componente histórico, sino también porque el atrio de la iglesia se convirtió desde hace varias décadas en un punto de encuentro para las prostitutas de la ciudad, que esperan a los hombres que salen de las cantinas del Centro de Medellín para arreglar un encuentro. 

Comprar cualquier cosa en “El hueco”

El paseo peatonal de Carabobo es una de las zonas comerciales principales del Centro.

Este es mi plan favorito. “Huequear” o ir al “hueco” es como se conoce popularmente entre los medellinenses ir al centro de Medellín para comprar todo tipo de artículos comerciales. Los paisas tienen fama de buenos comerciantes en todo el país y si llegas a este lugar vas a entender por qué. 

La principal razón por la que me encanta el plan de ir a “El hueco” es porque estar en él es como navegar por un pedacito pequeño de una feria comercial china. Si estás buscando algún producto para uso personal (ropa, zapatos, accesorios, lociones, electrónica, maletas, etc.) y no está en el hueco, probablemente no lo vas a encontrar en ninguna otra parte. 

Otra de las razones es que los precios de los productos en este sector pueden llegar a ser hasta un 50% más económicos que los que consigues en centros comerciales de la ciudad. De hecho, muchas de las tiendas de artículos que hay en el resto de Medellín se abastecen directamente en el hueco. No olvides pedir una rebaja para obtener las mejores tarifas. 

Finalmente, este es un sector que se ha modernizado bastante con el pasar de los años. Hay varios pasajes comerciales peatonales, edificios y tiendas en las que comprar no solo es una experiencia cómoda sino también segura. 

Escuchar tango en el Salón Málaga

Al pie de la estación San Antonio se encuentra uno de los lugares más icónicos del Centro de Medellín. El Salón Málaga es un salón de tango fundado en 1957 y que 6 décadas después parece que se hubiera quedado detenido en el tiempo. 

El Tango está íntimamente ligado a la historia de Medellín. No solo porque en la ciudad murió el histórico artista Carlos Gardel, en un accidente aéreo, sino porque este género musical fue adoptado en los barrios populares como una insignia de la cultura antioqueña

El salón Málaga es un homenaje a este género musical. Puedes visitarlo en las noches y disfrutar alguno de los shows de tango en en vivo que suceden los sábados.

Comer el postre en el salón Astor

Astor es una cadena de repostería y café colombiana que nació en las entrañas del centro de Medellín. Hace varias décadas las familias más adineradas de la ciudad tomaban el te en el salón astor, que fue la primera sucursal de esta cadena en la ciudad. Hoy en día el salón conserva ese toque de elegancia y sus postres son deliciosos.

Visitar La Alpujarra y el Parque de las luces

La Alpujarra es el centro administrativo de Medellín y Antioquia. Allí se toman todas las decisiones a nivel de gobierno de la ciudad y el departamento. Esta plaza reúne 3 grandes edificios que albergan diferentes instituciones del poder político paisa. 

Si bien el ingreso a estos edificios no es público, puedes sacar unas muy buenas fotos tanto de las edificaciones como de la imponente escultura que se encuentra justo en la mitad de ellos. 

Al otro lado de la plaza, cruzando la calle San Juan, se encuentra el parque de las luces. Un parque que se construyó para recuperar un lugar del centro que estaba ocupado por indigencia y tráfico de drogas. Hoy es un sitio bastante lindo, especialmente por la vista que tiene del Edificio Vásquez, una de las estructuras arquitectónicas más icónicas de la ciudad.

Seguridad en el Centro de Medellín

En general los lugares recomendados en este post del centro de Medellín son bastante seguros. Puedes ir a ellos y tomar algunas fotos con tu celular sin preocuparte por que te roben. De hecho, desde hace muchos años he visitado el centro con cierta frecuencia y nunca he tenido un problema de este tipo.

Eso sí, ten en cuenta al ser una zona con tanto movimiento, debes seguir algunos consejos.

El primero es que no camines por las calles del centro de noche. Esta es una zona comercial que cierra muy temprano. Después de las 6 de la tarde puede ponerse sola y la experiencia puede resultar incómoda y asustadora.

Mi segunda recomendación es que no te alejes de las zonas comerciales. Usa tu sentido común, si hay una calle que se ve mal, no pases por allí. 

La tercera es que vayas ligero de pertenencias. Lleva solo lo necesario para hacer tus compras o visitar los lugares a los que deseas ir. Mantén tus cosas a la vista y preferiblemente guardadas en las partes de adelante de tus bolsillos.

Por último, ten cuidado al cruzar las calles. Ya te mencioné arriba que las calles del centro son muy concurridas y normalmente los vehículos no respetan los pasos peatonales. Pasa solo por esquinas cuando el semáforo esté en rojo. 

Hoteles en el centro de Medellín

El centro no es una de las mejores zonas para hospedarse en Medellín. Tiene muy poca oferta y la poca que tiene es de baja calidad. Adicionalmente, ten en cuenta que no hay mucho que puedas hacer caminando desde tu hotel por las noches. Eso sí, puedes encontrar algunos hoteles o posadas muy baratos. 

Pero si por alguna razón insistes en quedarte en el centro de Medellín, estos son algunos hoteles que puedes escoger.

El primero es el icónico Hotel Nutibara, uno de los hoteles más clásicos de la ciudad y donde se hospedaban las familias más adineradas del país cuando visitaban Medellín. 

Si lo que estás buscando es una opción más económica, puedes escoger el Hotel Ayenda, que es una cadena low cost con opciones convenientes.